ANIMALS

EATING WITH CARE

Here’s the deal: Life for animals on modern day factory farms isn’t pretty. Forget those idyllic barnyard portrayals in children’s books. By and large, those places haven’t existed since your grandparents were in diapers.

Each year on today’s factory farms, over eight billion animals are confined in windowless sheds, tiny barren crates, and filthy wire cages. The vast majority of these animals are mutilated without painkillers, denied veterinary care, and ultimately slaughtered. Sadly, they have little to no legal protections. Simply put, life for them is a hell you wouldn't wish on your worst enemy.

While the overwhelming majority of “food” animals live and die in misery and deprivation, a lucky few have escaped their cruel fates after being rescued by animal advocates. These are their stories:

COMER CON CUIDADO

Esto es lo que pasa: La vida de los animales en las granjas industriales modernas no es nada agradable. Olvídate de la imagen del corral idílico que ves en los libros para niños. En términos generales, esos lugares no existen desde que tus abuelos usaron pañales.

Cada día en las granjas industriales actuales, más de ocho mil millones de animales son confinados en establos sin ventanas, pequeñas cajas vacías y jaulas de alambre mugrientas. La gran mayoría de estos animales son mutilados sin analgésicos, se les niega el cuidado veterinario y al final son asesinados. Tristemente, casi no cuentan con protección legal. En pocas palabras, sus vidas son un infierno que no desearías ni para tu peor enemigo.

Mientras que la gran mayoría de los animales criados para el consumo humano viven y mueren en la miseria, unos pocos afortunados han escapado de este destino cruel después de ser rescatados por defensores animales. Éstas son sus historias:
Life on a
factory farm
Life on a
factory farm
Life on a
factory
farm
La vida en
una granja
industrial
La vida en
una granja
industrial
La vida en
una granja
industrial

HOPE

Her story is nothing short of a miracle. Hope’s life now consists of dust baths, perching in trees, and gossiping with her girlfriends in the coop. But it wasn’t always this way. Hope was found on a pile of dead birds on an egg factory farm. She was barely alive when a young rescuer saved her life.

Approximately 250 million hens like Hope are imprisoned every year on modern egg factory farms, where they are denied nearly everything that comes naturally to them.

They are crammed into barren wire cages, where each bird gets less space than an iPad to live her entire life.

They are unable to spread their wings, walk, or forage for food. When they are just babies, they have their beaks seared off with a hot blade. This is an extremely painful procedure and many chickens die from starvation because it’s too excruciating to even eat.

The males never have a chance. Because they don’t lay eggs, they are killed soon after hatching. Some are ground up alive, while others are gassed or suffocated.

HOPE

Su historia no es nada más ni nada menos que un milagro. La vida de Hope ahora consiste en tomar baños de tierra, posarse en los árboles y charlar con sus amigas en el gallinero. Pero no siempre fue así. Hope fue encontrada en una pila de aves muertas en una granja industrial de huevos. Apenas y seguía viva cuando un joven defensor la rescató.

Aproximadamente 250 millones de gallinas como Hope están encarceladas cada año en las modernas granjas industriales de huevos, donde no les permiten disfrutar de casi todo lo que les es natural.

Las gallinas están hacinadas, donde cada ave tiene un espacio más pequeño que un iPad para vivir toda su vida.

No pueden extender las alas, andar ni buscar comida. Cuando son bebés, les cortan el pico con una navaja candente. Es un procedimiento extremadamente doloroso y muchas gallinas se mueren de hambre porque hasta comer les causa un dolor insoportable.

Los machos nunca tienen una oportunidad de vivir. Ya que no ponen huevos, son sacrificados poco después de nacer. Algunos sontriturados estando aún vivos. Otros mueren gaseados o sofocados.
Crammed in
a crate on a
factory farm
Crammed in
a crate on a
factory farm
Crammed
in a crate
on a factory
farm
Enjaulada en
una granja
industrial
Enjaulada en
una granja
industrial
Enjaulada
en una granja
industrial

OLIVE

Olive is one brave, lucky lady. She saved her own life by making a daring and dangerous escape from a slaughterhouse.

Pigs just like Olive are treated mercilessly on factory farms.

They are kept pregnant and imprisoned inside tiny metal gestation crates so small they can’t turn around, lie down comfortably, or engage in any natural behavior.

This farming practice is so cruel that many pigs go mad from utter lack of stimulation. Hour after hour, day after day, they have nothing to do but bite the bars or bang their heads against the sides of the cages.

Shortly after birth, piglets are taken away from their mothers, and endure mutilations without painkillers, including having their tails chopped off and testicles ripped out of their bodies.

Having been rescued and taken to a sanctuary, Olive now lives a life of leisure, taking mud baths (okay, rolling in the mud), and hanging with her BFFs.

OLIVE

Olive es una señorita valiente y afortunada. Ella salvó su propia vida al escaparse de un matadero de manera audaz y peligrosa.

Las cerdas como Olive son tratadas sin piedad en las granjas industriales.

Las mantienen embarazadas y encarceladas dentro de jaulas de gestación metálicas, tan pequeñas que ni siquiera pueden darse la vuelta, acostarse cómodamente ni mostrar ningún comportamiento natural.

Esta práctica es tan cruel que muchas cerdas se vuelven locas debido a la falta completa de estímulos. Hora tras hora, día tras día, no tienen más que hacer que morder las barras o golpearse la cabeza contra los lados de las jaulas.

Poco después de nacer, separan a los cerditos de sus madres y sufren mutilaciones sin analgésicos, como cuando les cortan la cola y les arrancan los testículos.

Ahora que fue rescatada y llevada a un refugio, Olive vive una vida placentera. Toma baños de lodo diarios, bueno, se revuelca en el lodo, y pasa el tiempo con sus mejores amigos.
Crippled from unnatural weight gain
Crippled
from unnatural
weight gain
Crippled
from
unnatural
weight gain
Incapacitado por subir de peso de manera poco natural
Incapacitado
por subir de
peso de manera
poco natural
Incapaci-
tado
por subir
de peso
de manera
poco
natural

Ophelia

Ophelia is the best girlfriend in the world. She’ll keep you company while you eat, sit quietly and listen to all your troubles, and even accompany you to the spa for some dust bathing.

Seriously though, like us, chickens form strong bonds with their friends and families, are inquisitive, and enjoy their natural surroundings.

Sadly, like Ophelia once was, “broiler chickens”—a term given to birds raised for their meat—are packed in filthy, overcrowded sheds and bred to grow so quickly that many suffer health defects, such as crippling leg disorders and heart attacks.

How fast do they grow? Think of a two- year-old baby weighing 350 pounds!

Ophelia

Ophelia es la mejor amiga del mundo. Te hará compañía cuando comes, se sentará tranquilamente y escuchará todas tus penas, e incluso te acompañará al spa para un buen baño de tierra.

Pero ahora en serio: como nosotros, los pollos forman vínculos estrechos con sus amigos y familias, son curiosos y disfrutan de sus entornos naturales.

Pero tristemente los “pollos de engorda” como lo fue Ofelia, están amontonados en establos mugrientos y agobiantes. Son criados tan rápidamente que muchos sufren de defectos de salud como ataques cardíacos y problemas con las piernas que los incapacitan.

¿Qué tan rápido crecen? Imagina un bebé de dos años que pese 160 kilogramos

Imprisoned in a tiny crate on a veal farm
Imprisoned
in a tiny
crate on a
veal farm
Imprisoned in a tiny crate on a veal farm
Encerrado en un establo muy pequeño, en una granja de terneros.
Encerrado en un establo muy pequeño, en una granja de terneros.
Encerrado en un establo muy pequeño, en una granja de terneros.

Dylan

Dylan is a lovable, easygoing guy. He enjoys soaking up the sun, chomping down on carrots, and hanging out with his friends.

But life wasn’t always great for this gentle giant. Born on a dairy farm, Dylan was dragged away from his mom after just one day to be sold for veal. He was found tied to a post, lying in his own feces, when a compassionate couple arranged his rescue.

On a veal farm, Dylan would have been chained by his neck in a tiny crate barely larger than his body before being sent to slaughter at only 16 weeks old.

Dairy cows, like Dylan’s mother, also live miserable lives. Like all mammals, cows produce milk for their babies. In order to keep producing milk, they are artificially and repeatedly impregnated. They are kept in tiny stalls and have hardly any room to move around. After about four years, they are sold to slaughter.

Dylan

Dylan es un chico encantador y despreocupado. Le gusta tomar el sol, comer zanahorias y pasar el tiempo con sus amigos. Pero la vida de este dulce gigante no siempre fue tan fantástica. Nació en una granja lechera, lo separaron a rastras de su madre después de un día de nacido para venderlo como carne de ternera. Cuando una pareja compasiva hizo los arreglos para rescatarlo, Dylan fue encontrado atado a un poste cubierto de sus propias heces.

En una granja de terneros, Dylan hubiera sido encadenado por el cuello en un corral apenas más grande que su cuerpo antes de ser enviado al matadero a tan solo 16 semanas de edad.

Las vacas lecheras como la madre de Dylan también sufren vidas miserables. Como todos los mamíferos, las vacas producen leche para sus bebés. Para poder seguir produciendo leche, las vacas lecheras son inseminadas artificialmente cada año. Las alojan en compartimentos muy pequeños y casi ni tienen espacio para moverse. Después de aproximadamente cuatro años, las venden para ser sacrificadas.
Trapped for a slow and painful death
Trapped for a slow and painful death
Trapped for a slow and painful death
Atrapado, a la espera de una muerte lenta y dolorosa
Atrapado, a la espera de una muerte lenta y dolorosa
Atrapado, a la espera de una muerte lenta y dolorosa

SENSITIVE SEA LIFE

Do fish feel pain? Of course they do. Modern science now tells us that fish experience pain in much the same way mammals do. They can also feel pleasure. In fact, fish release a hormone called oxytocin, which is the same hormone released in humans when they’re falling in love.

But life in the sea isn’t all about love stories. Commercial fishing boats cruelly catch billions—yes, billions—of fish every year.

And fish are not the only victims of industrialized fishing. Dolphins, turtles, and other marine wildlife become ensnared in mile-long nets.

Other fish are raised in overcrowded, dirty, and disease-ridden factory farms.



LA VIDA SENSIBLE EN EL MAR

¿Los peces sienten dolor? Claro que sí. La ciencia moderna nos afirma que los peces experimentan dolor de una manera muy parecida a la de los mamíferos. Ellos también sienten placer. De hecho, los peces liberan una hormona que se llama oxitocina, la misma hormona emitida por los humanos cuando se enamoran.

Pero la vida en el mar no es sólo acerca de historias de amor. Cada año los barcos de pesca comercial atrapan miles de millones, sí, miles de millones, de peces de una manera muy cruel.

Los otros peces para consumo provienen de granjas industriales en donde viven amontonados en sucios criaderos llenos de enfermedades.



IS “HUMANE” MEAT OKAY?

Hardly. The extremely small percentage of animals raised on small-scale farms may be treated a little better, but the reality is that many of these animals are still separated from their families and mutilated without painkillers, and their deaths are always the same: bloody, violent, and completely unnecessary.

WHAT ABOUT “CAGE-FREE” EGGS?

Almost anything is better than the nightmare of factory farming, but sadly, cage-free doesn’t mean cruelty-free. The truth is that cage-free and free-range hens are usually crammed in overcrowded sheds, debeaked, and all killed once their egg production declines.


¿ES ACEPTABLE LA CARNE DE ANIMALES “BIEN TRATADOS”?

No. Es posible que se trate un poco mejor al porcentaje extremadamente pequeño de animales criados en granjas pequeñas, pero en realidad aún así muchos de estos animales son separados de sus familias y mutilados sin analgésicos, y sus muertes son siempre igual: sangrietas, violentas y completamente innecesarias.

¿QUÉ TAL LOS HUEVOS DE GALLINAS “SIN JAULAS”?

Casi cualquier cosa es mejor que la pesadilla de las granjas comerciales, pero desafortunadamente "sin jaulas" no significa sin crueldad.

La verdad es que las gallinas criadas sin jaulas viven hacinadas en establos agobiantes. Les cortan el pico y las matan a todas cuando dejan de producir muchos huevos. Y no te olvides de los machos. Al igual que en los sistemas de granjas industriales, los consideran inútiles y los matan después de nacidos.
 

 

SEE FOR YOURSELF

This eye-opening video takes you behind the closed doors of America’s factory farms, hatcheries, and slaughterhouses — revealing the journey that animals make from farm to fridge.
This eye-opening video takes you behind the closed doors of America’s factory farms, hatcheries, and slaughterhouses — revealing the journey that animals make from farm to fridge.

COMPRUÉBALO
TÚ MISMO

Este video te revelará qué hay tras las puertas de las granjas industriales, los criaderos de peces y los mataderos en los Estados Unidos. Descubrirás el trayecto de los animales desde la granja hasta el refrigerador.
Este video te revelará qué hay tras las puertas de las granjas industriales, los criaderos de peces y los mataderos en los Estados Unidos. Descubrirás el trayecto de los animales desde la granja hasta el refrigerador.
NEXT PAGE
Health